Mecánica básica – Motor de 2 tiempos (III)

Motor de dos tiempos

 

El pistón o émbolo inicia el movimiento descendente dentro del cilindro impulsado por la rápida expansión de los gases quemados en la cámara de combustión. En dicho movimiento, el pistón va comprimiendo los gases frescos que se encuentran en el carter y que fueron previamente introducidos en él a través del conducto de admisión.

A su vez, según el pistón va descendiendo, descubre la lumbrera de escape y la/s del conducto/s de carga o transfer/s. El “destape” de estas dos ventanas no se produce a la vez, sino que, la que primero se abre es la de escape, para permitir que los gases quemados, salgan  del cilindro y dejen espacio para nuevos gases frescos que proceden del carter y que penetran en el cilindro a través de los conductos de transferencia. Como digo, esta apertura está desfasada unos grados de giro del cigüeñal respecto de la de escape, al objeto de impedir que los gases frescos salgan por la lumbrera de escape siguiendo a los quemados, con la consiguiente pérdida de carga en el cilindro.

A pesar de ello, es inevitable que, debido a la inercia de los gases, parte de la mezcla fresca salga por la lumbrera de escape, y es precisamente este detalle una de las principales desventajas del motor de dos tiempos frente al de cuatro tiempos.

Llegado el pistón a su Punto Muerto Inferior (PMI), inicia de nuevo el movimiento ascendente y “tapa”, primero la ventana de los conductos de transferencia (transfers) para instantes después, hacer lo propio con la lumbrera de escape. En este movimiento ascendente, la mezcla fresca del cilindro se comprime hacia la cámara de combustión, a la vez que, por la lumbrera de admisión entra mezcla fresca al carter, provocada dicha entrada por el vacío o depresión que se produce en el carter.

Continúa…


Deja un comentario

Connect with Facebook