Mecánica básica – Motor de 2 tiempos (I)

motor de 2 tiempos

Del mismo modo que llevamos haciendo unas semanas atrás con el motor de 4 tiempos, empezamos con esta entrada análogo proceso con el motor de dos tiempos. Este tipo de motor estuvo muy extendido desde los inicios de los motores de combustión interna debido a su simplicidad mecánica, una de sus grandes ventajas, frente a los motores de cuatro tiempos, algo más complejos mecánicamente.

Actualmente, los motores de 2 tiempos, debido a las estrictas normas antipolución, han quedado relegados a su uso en maquinaria de jardín, motocicletas y ciclomotores de pequeña cilindrada, etc., etc., cediendo paso en la mayoría de las aplicaciones en que tuvieron su gran auge, a los motores de cuatro tiempos de similar cilindrada.

El motor de dos tiempos debe su nombre a que todas las fases del ciclo que veíamos en el motor de cuatro tiempos – admisión, compresión, explosión y escape – quedan concentradas de manera que parece como si se hicieran en dos únicos tiempos. Esto es posible debido a su ingenioso diseño y modo de funcionamiento que iremos explicando poco a poco. Pero antes, vamos a ver de qué partes está compuesta un motor de dos tiempos, y que nos ayudará a comprender mejor su funcionamiento.

Como todo motor de combustión interna consta de un carter en el que están encerradas parte de los principales componentes del mismo: cigüeñal, biela, etc., cilindro, culata y demás componentes que veíamos en el motor de cuatro tiempos. En este caso, en la culata únicamente aparece la bujía, no lleva válvulas de admisión ni escape, y de estos procesos se encarga el propio pistón, en su movimiento lineal a lo largo del cilindro, de una manera muy ingeniosa y que describiremos a continuación.

Por otra parte, decir que el combustible utilizado en estos motores puede ser gasolina o gasóleo, aunque lo más comúnmente utilizado es la gasolina.

Continúa…


Deja un comentario

Connect with Facebook