Mecánica básica – Motor de 4 tiempos (IV)

Motor de 4 tiempos

Después de comentar paso a paso las etapas por las que pasa el ciclo de un motor de 4 tiempos, vamos en esta entrada a explicar/comentar alguna que otra peculiaridad que tienen en su construcción o diseño dichos motores.

En primer lugar, el ciclo explicado con anterioridad hace referencia, por cuestiones de sencillez, a un motor monocilíndrico, lo cual no es lo habitual en los motores de 4 tiempos utilizados para propulsar vehículos (excepto en motocicletas de ciertas características). Lo normal es que dichos motores sean multicilíndricos: 2, 3, 4, 5, 6, 8, 10, 12,…, por razones de las que dimos alguna pincelada al hablar del ciclo.

Debido a que en el ciclo de 4 tiempos de un motor monocilíndrico existe una única carrera de trabajo (en cada dos vueltas del cigüeñal), quiere decir que el resto del tiempo, el motor se está moviendo por la energía acumulada en el volante de inercia, debido a esa única y exclusiva carrera de trabajo, con lo que el volante de inercia tiende a tener un tamaño de cierta importancia.

Para eliminar esta restricción se diseñaron los motores multicilíndricos, en principio de dos cilindros, con lo que si se calan las muñequillas del cigüeñal a 180º, cuando un cilindro está en la fase de compresión, el otro se encuentra en la de explosión, lo que redunda en un mejor aprovechamiento de la energía, se hace el motor más estable en su funcionamiento, se puede reducir el tamaño del volante de inercia (ahora hay dos carreras de trabajo para las mismas vueltas del cigüeñal) y hay más potencia específica por cilindrada, con lo que se puede reducir el tamaño de los cilindros (el espacio siempre es importante).

Por contra, se complica un poco el diseño puesto que ahora hay que tallar más levas en el/los árboles de levas para dar servicio a cada uno de los cilindros de los que consta el motor.

Continúa…

 


Deja un comentario

Connect with Facebook