Conociendo las baterías (V)

Cargando la batería

Aunque en anteriores entradas hicimos alusión a cómo funciona una batería, creemos que no está de más incidir un poco en el tema, ahóndando un poco en el mismo.

Una batería típica de plomo y ácido está constituida por un cierto número de celdas o elementos, cada uno de los cuales tiene una tensión ligeramente superior a 2 voltios. Por tanto, una batería de 6 voltios está formada por tres elementos y una de 12 voltios por seis. Cada celda consta de un contenedor en el que se sumergen las placas o electrodos, aisladas mediante separadores de material poroso no conductor.

Estas placas se conectan alternativamente una a otra por la parte superior, formando un grupo de placas positivas y otro de placas negativas. A continuación se conectan en serie los diversos elementos, es decir, el negativo de cada elemento con el positivo del elemento contiguo, de modo que la tensión total es la suma de las tensiones de cada elemento, mientras que la intensidad de la corriente sigue siendo la de un elemento aislado.

Si se conectasen los elementos en paralelo, la tensión continuaría siendo la de un solo elemento, 2 voltios, mientras que la intensidad de corriente sería la suma de las intensidades de cada uno de los elementos. El montaje en paralelo se obtiene conectando todos los polos positivos entre sí por un lado, y todos los negativos por otro.

Las celdas o elementos se rellenan con ácido sulfúrico diluido en agua destilada hasta cubrir  las placas de plomo. Al conjunto se denomina electrólito. Las celdas se separan mediante paredes no conductoras y quedan estancas. El último polo positivo de la serie de celdas se conecta eléctricamente a un gran perno de plomo marcado con el símbolo +, mientras que el primer polo negativo de la serie de celdas se conecta a uno análogo marcado con el símbolo -.

Normalmente, el borne negativo se conecta a masa, es decir, a una parte metálica del vehículo.

Continúa…


Deja un comentario

Connect with Facebook