Conociendo las baterías (II)

batería_01Uno de los principales problemas con que nos encontramos a la hora de adquirir una batería para nuestro vehículo es la enorme cantidad de modelos existentes. Y hablamos del sector motociclista, el cual, al ser tan diverso, precisa de hasta 140 referencias distintas en una marca cualquiera para cubrir aproximadamente el 90 % del mercado. Si lo comparamos con otros sectores del motor, en camiones, por ejemplo, se cubre el 60 % con dos referencias y en coches se abarca el mismo porcentaje de mercado con únicamente seis referencias.

Por ello, cuando toque la hora de cambiar la batería de nuestra motocicleta, conviene tener muy claro qué es lo que necesitamos para así, poder acertar con la batería más adecuada para nuestra moto.

Existe la idea preconcebida de que las baterías de moto dan más problemas que las de coches y la causa para ello es de muy sencilla explicación. Lo habitual es que las motos se utilicen de forma muy estacional, sobre todo en épocas de buen tiempo, dejándolas aparcadas en el garaje cuando la climatología se pone adversa. Y, en estos intervalos de reposo, es cuando la batería sufre más, puesto que, una batería convencional pierde entre un 0,15 y un 0,20 % de su carga cada día que no se pone en marcha la moto, lo cual implica entre un 4 y un 5 % al mes.

Por otra parte, en la descarga de la batería influye mucho la temperatura, puesto que con el calor se descargan más rápidamente, teniendo una doble tasa de auto descarga por cada 10ºC por encima de los 25ºC, aunque, como las motos se usan más cuando hace buen tiempo y calor, se tiene la sensación contraria, es decir, que se descargan más con el frío.

Por todo ello, si la moto va a estar parada durante mucho tiempo, es preferible desmontar la batería y realizar cargas periódicas, aproximadamente una cada dos meses. Así se evita una descarga completa que produce un rápido deterioro de las placas, reduciendo drásticamente su vida útil.

Continúa…


Deja un comentario

Connect with Facebook