Neumáticos de invierno, ¿magia? (I)

Neumáticos de invierno_04

Muchos somos los que hemos oído hablar acerca de las bondades de los neumáticos de invierno pero, ¿qué se esconde detrás de unos neumáticos que, a ojos de la mayoría de los mortales, son iguales a otros cualquiera? En esta pequeña serie de entradas intentaremos desvelar el secreto del éxito de estos neumáticos, cómo son, de qué están hechos, etc., etc.

Aquellos que los han probado dicen que es la mejor manera que existe para avanzar de una manera segura y eficaz sobre hielo, nieve, agua…, siempre y cuando la temperatura del asfalto se encuentre por debajo de 7º C. Y dicen que es incluso mejor que disponer de tracción total o cadenas en las ruedas.

Neumáticos de invierno_01

Aunque por desgracia, los neumáticos de invierno son algo reservado a unos cuantos privilegiados, y no precisamente por el precio, puesto que sólo son un poco más caros que los normales y además, como sólo se usan durante los meses de invierno, duran varias temporadas, sino que el privilegio es una cuestión de temperatura, ya que sólo les sacarán un rendimiento pleno aquellos que vivan durante otoño e invierno a una temperatura de menos de 18º C.

Por debajo de esa cifra, cada grado que caiga la temperatura mermará las prestaciones de un neumático de verano y aumentará las de uno de invierno. Para empeorar las cosas, cada grado por encima de esa temperatura acelerará el desgaste de un neumático de invierno, especialmente si se rueda a alta velocidad o sobre asfaltos muy abrasivos.

¿Y cómo se consiguen esas prestaciones sin usar clavos, dibujos con tacos descomunales y cosas parecidas? Pues según todos los informes y comentarios al respecto, es producto de invertir mucho dinero en investigación: según responsables técnicos de Continental, se emplea mucho más esfuerzo y tiempo en desarrollar los neumáticos de invierno que los de verano.

Continúa…


Deja un comentario

Connect with Facebook