Para recuperar la energía, el freno regenerativo es tu mejor opción

Se trata de un termino que cada vez se escucha con más fuerza, esta en todos, en coches eléctricos, híbridos o un simple convencional con start-stop, ahora la energía que en el pasado se perdía con el calor se ha reducido a un sistema que la transforma en energía eléctrica que posteriormente se puede almacenar en una batería.

Los enfoques de la energía que se recupere dependerá en cierta manera de los vehículos, aunque todo tienen algo en común, ahorrar en consumo y prolongar la autonomía del coche sin perder por esto, el confort y las prestaciones de fábrica.

Cómo funciona

Con el freno convencional el vehículo adquiere una inercia al ser acelerado, que perderá si lo dejamos de hacer. Pero si se desea una detención más veloz, este ampliará una fuerza contraria al movimiento.

Este es utilizado en el rozamiento de un disco  o un tambor hecho de metal  contra un compuesto de ferodo más blando que el metal, creando una resistencia la momento de pisar el pedal del freno para que le sistema hidráulico del coche multiplique para hacerlo más efectivo.

La inercia en electricidad

Lo que pasa con un freno regenerativo, es que, en lugar de utilizar un generador eléctrico, que no es más que un motor eléctrico realizando actividad inversa, para absorber la energía cinética del vehículo en energía eléctrica útil para el coche.

El sistema en mención es mucho más sencillo y su función se basa en una transmisión constante, y al ser el acumulador mucho más pequeño el ahorro en energía no será tan significativo, eso sí, tendrá efectos mínimos en otros sistemas.


Deja un comentario

Connect with Facebook