Monroe Sensa-Trac, un clásico entre los amortiguadores

Monroe-Sensa-Trac-Amortiguadores

Si hay un producto que lleva varios años en el catálogo de un fabricante esa es la línea Sensa-Trac de Monroe. En la década pasada se convirtieron en un referente a la hora de reemplazar los elementos de la suspensión de nuestros vehículos. Su éxito radica en que es un elemento que otorga un elevado grado de comodidad a los pasajeros y al mismo tiempo genera bastante estabilidad en el coche. Antiguamente, si querías una suspensión que proporcionase un gran agarre al vehículo en todo tipo de carreteras, tus riñones estaban condenados a sufrir, ya que se solía tratar de piezas muy duras que para nada filtraban las vibraciones. El Sensa-Trac planteaba una tecnología revolucionaria y en la actualidad el producto sigue perfilándose para adaptarse a los nuevos tiempos.

Uno de sus puntos claves es el sistema PSD, que es un mecanismo que mediante un tubo ranurado especial detecta la posición del automóvil. En función del desplazamiento, el amortiguador entra en acción en mayor o menor medida. El efecto es el de una pieza de recorrido variable. ¿Para qué comprimirse al máximo si la situación no lo demanda?. Cargado con gas nitrógeno, el conjunto se ve rematado por un pistón con banda de fluón que sobre todo posibilita que el coche tenga una mejor maniobrabilidad. Al igual que otros amortiguadores de firmas rivales, el sistema es sensible a la carga del vehículo y genera una respuesta determinada en función del número de pasajeros y equipaje con los que circule el automóvil.

Finalmente, otras de las razones de sus elevadas ventas las podemos encontrar en sus medidas estándar de comercialización. Los amortiguadores pueden montarse en prácticamente todos los coches del mercado. La durabilidad es otro de sus puntos fuertes. Siempre y cuando sea revisado periódicamente por un técnico, es un elemento que está destinado a quedarse por muchos años en el automóvil, sin falta de ser reemplazado por un kit nuevo hasta cubrir una elevada cifra de kilómetros.

Fuente: Monroe

 


Deja un comentario

Connect with Facebook