Llantas de aleación, ¿merecen la pena?

A muchos les podría sorprender que exista gente que tengas sus dudas sobre la idoneidad de los aros de aleación, para muchos un coche sin aros no es un coche y para otros, representan un gasto extra.

Lo cierto es que ¡SÍ! Son necesarios, además de agregar ciertas ventajas con respecto a las llantas, a la conducción, al sistema de frenado y como es de suponerse, a la estética en general del vehículo.

Más Ligeras

La mayor diferencia entre ambos modelos, es que las llantas de aleación suelen ser más ligeras que las de acero, pesan menos. Segundamente lucen mucho mejor que las anteriores.

Ayudan a refrigerar los frenos, reducen el peso de las masas sin suspensión, hace juego con la apariencia física del vehículo y por ende, le confieren un look más moderno y elegante.

Beneficios de las Llantas de Acero

La diferencia es lógica como perceptible. Las llantas de acero son mucho más pesadas y robustas, rígidas por así decirlo.

De modo que en caso de pasar por algún agujero o saltarse un túmulo, los aros se protegerán más que con llantas de aleación. Otra ventaja a su favor, es que son más baratas, y extremadamente resistentes en caso de bordillazos o socavones.

Tendencias a Futuro

Hoy como en los años que están por venir, todos los coches nuevos ya incluyen llantas de aleación, sin importar el precio, aún en los acabados más bajos de las gamas, los incluyen.

Otra tendencia es la de ver llantas de mayor tamaño (diámetro), digamos unas 18s o de 19 pulgadas. En este caso no son estrictamente necesarias, y están ahí para cumplir propósitos de estética.


Deja un comentario

Connect with Facebook